entonces mi maestro de redacción me pidió mis escritos...
que hago?
se los doy?
una parte de mi quiere enseñarle mis cosas
en su momento, cuando era joven 
alguna que otra persona decía que eran decentes mis piteros poemas
ahora que los leo, unos me dan pena
pero mostrarlos al maestro puede ser como una manera de sentirme apta para seguir escribiendo
o que mejor me condene y abandone ese sueño
de alguna vez publicar
el tipo es  una vaca gorda de la redacción
y si le da un infarto mientras lee mis insulsas cosas?
no que que hacer

No hay comentarios.:

es muy dificil tener tener buenas naranjas cuidando el jardin de aguacates del vecino.... siempre lo es... (4 meses atras)